¿Quieres seguir el blog?

jueves, 17 de septiembre de 2015

Escribo.

Y que sé yo,
si me invento las palabras.
Si las cambio, las muevo de sitio,
si las coloco a mi antojo.
Si creo palabras nuevas.

Y que sé yo si está bien o mal,
o si no está.

Yo escribo porque quiero,
escribo porque mi mente me lo pide;
escribo porque tengo que hacerlo,
porque hay demasiadas palabras en mi mente,
demasiadas.

Y por eso escribo,
aunque no tenga claro nada,
aunque no tengan sentido,
yo escribo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario