¿Quieres seguir el blog?

viernes, 4 de septiembre de 2015

En planta.

Este lugar me da escalofríos, las palabras "planta" y "observación" no las veo ni las escucho de la misma manera. Me da grima estar aquí, en una cama todo el tiempo, pensando en el tiempo que estoy perdiendo, y sólo saco una cosa buena, y es que ahora podré estar acompañada.
Las enfermeras me desearon suerte al salir de observación, eso no sé cómo me sentó realmente. Parece como si hubiera tenido un accidente y no supieran cuándo ni cómo me iba a recuperar, así me siento.
Esto me parece surrealista, nunca había pasado por esto, y nunca querré pasar por esto más. Sentirme indefensa en una cama todo el día es horrible, odio esa sensación de soledad, de tristeza, como si los demás se tuvieran que apiadar de mí, y me vieran como una chica que necesita que la cuiden y guarde reposo. Realmente odio guardar reposo, y mira que siempre he sido una perezosa, pero desde ahora creo que necesito moverme más que esto. Todos me tratan como si no pudiera moverme por sí sola, como si tuvieran que ayudarme a caminar, cuando mi cuerpo está perfectamente; bueno, quizá un poco dolorido de la cama, no es precisamente lo más cómodo del mundo.
Realmente es muy diferente ser una visita que una paciente, y estoy segura de que nunca querré volver a ser paciente más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario